ComunidadEmpresas, Aprende
Aprende

¡Empieza el 2018 organizado!: elabora un presupuesto y un flujo de caja

Compartir

Inicia el año con las metas claras, ordena tus finanzas y ten un mejor control de tu empresa

La clave para que tu negocio alcance el éxito este 2018 es tener las finanzas ordenadas. En esta etapa del año, lo esencial es que se propongan objetivos claros y realizables. Siguiendo estos tres consejos, mejorar la gestión financiera de tu empresa será más sencillo:

1. Empecemos por el presupuesto

Pregúntate cuánto esperas vender, qué estrategias utilizarás para lograrlo, cuánto esperas ganar y, lo más importante, cuánto invertirás. Tal vez suene como algo demasiado básico, pero es fundamental para ordenarnos. Trabajando el presupuesto mejorará la gestión y los procesos dentro de un negocio.

Todos los cálculos que hagas serán una estimación cuya base es tu experiencia como empresario y la información que tienes sobre tu organización, tal como los resultados de años previos. No dejes el presupuesto guardado en un cajón, revísalo constantemente y compáralo con los resultados mensuales.

Al hacer un contraste entre las proyecciones y lo que realmente sucede mes a mes, podrás identificar de dónde vienen los gastos extra, las ganancias no esperadas y las razones por las que los resultados finales se alejan de las estimaciones iniciales. Con esta información podrás actuar, hacer ajustes y tener un mejor control de tu negocio.

Así, la gestión de control del negocio mejorará porque no tendrás que esperar hasta el final del año para ver resultados, pues los tendrás periódicamente a través de la comparación de las proyecciones e informes mensuales.

2. Continuemos con el flujo

Con el presupuesto listo, el siguiente paso es construir el flujo de caja, ahí se ordenarán los ingresos y egresos de la empresa en un período estimado. Utilizando esta herramienta, conocer la liquidez del negocio será mucho más sencillo.

Si para los pequeños empresarios no es fácil construir un flujo de caja, lo recomendable es que una persona de la organización apoye o, en última instancia, buscar ayuda externa de alguien experimentado. El flujo permite ver lo que sucede, su importancia es vital porque nos permite estar preparados en términos financieros.

3. Fijemos los objetivos financieros

Cuando estén listos el presupuesto y el flujo de caja, recién ahí podremos empezar con el establecimiento de los objetivos financieros. Pero si ni siquiera tenemos un presupuesto y un flujo de caja que nos permita ver los problemas, no nos servirá de nada tener establecidas nuestras metas.

En primer lugar, debemos fijar metas como: saldar nuestras deudas o evitar contraer nuevas, mejorar nuestra gestión de cobranza, dar mejores beneficios a nuestros trabajadores o lo que se nos ocurra. Aquí el ideal es que seamos muy específicos en lo que queremos.

Luego, debemos determinar un plan de acción, no podemos ponernos metas si no sabemos cómo llegar a ellas. Identifiquemos qué caminos nos llevarán hacia nuestros objetivos, aquí el presupuesto y el flujo nos ayudarán a ver dónde están las oportunidades para alcanzar nuestros propósitos.

Siguiendo estos sencillos pasos, el 2018 será un año de crecimiento.

Compartir

Redacción Comunidad Entel

Vive en Lima Perú

Seguir leyendo

Recibe las mejores herramientas para tu negocio en tu correo
Suscríbete